Nuestra historia

A finales de 1980, Austin veía un cambio importante en la demografía con latinos de América del Sur, América Central y México emigrando a la ciudad. La Diócesis Episcopal de Texas respondió a estos cambios demográficos fundando El Buen Samaritano que ha crecido de ser un tesoro oculto que ofrecía unos cuantos servicios desde una pequeña casa, a ser una de las organizaciones sin fines de lucro más grandes de Austin.

 

Ahora ubicada a lo largo de 11 acres, El Buen tiene un campus hermoso situado en un vecindario del sur de Austin con tres edificios. El Edificio A alberga nuestros servicios de educación y servicios sociales, incluye siete aulas con capacidad para veinte estudiantes y una despensa de alimentos. El Edificio B la Iglesia Episcopal San Francisco de Asís, que incluye una cocina para demostraciones de cocina saludable, y un espacio abierto para meditación y clases de yoga. El Edificio C es la Clínica Wallace Mallory, donde miles de familias sin seguro de salud o con seguros de salud con cobertura insuficiente reciben atención de calidad centrado en el paciente.
Aunque nos especializamos en ofrecerle servicios a la comunidad latina- individuos, voluntarios y personal de orígenes, tradiciones de fe y creencias variadas son bienvenidos de unirse a nuestra misión. Tenemos alianzas particularmente fuertes con iglesias Episcopales locales y escuelas que ofrecen su trabajo voluntario para nuestros diversos programas. Para aprender más sobre nuestros socios episcopales, haga clic aquí.